Tech Zone

La nueva X-H1 llega para triunfar

La nueva X-H1 llega para triunfar

Tras muchos rumores y filtraciones en webs especializadas sobre sus características y prestaciones, por fin, se ha hecho oficial el lanzamiento de la nueva Fujifilm X-H1, el modelo más avanzado y con mayor rendimiento de la gama hasta la fecha.

La nueva X-H1 está pensada principalmente para fotografía de naturaleza, deportes y video, combinando un cuerpo robusto y duradero con una calidad de imagen superior y un sencillo funcionamiento.

Externamente tiene un parecido a la X-T2, usará el mismo sensor X-Trans CMOS III APS-C de 24,3 Mpx (sin filtro de paso bajo) y el motor de procesamiento de imágenes de alta velocidad X Processor PRO, como en la X-Pro2 y en la X-T2, pero con algunas prestaciones de la Fujifilm GFX 50S, de la que toma la pantalla secundaria sub-LCD de 1,28 pulgadas situada en la parte superior derecha, sustituyendo a la rueda de compensación de la exposición que encontramos en la X-T2. El monitor trasero es un LCD de ángulo ajustable en tres posiciones, de 3 pulgadas y 1,04Mpx.

Con una empuñadura más reforzada y una construcción mejorada cuenta con un sellado contra el polvo y el agua.  Aguanta hasta una temperatura de -10º y tiene una aleación de magnesio un 25 % más gruesa que la de la X-T2. Cuenta también con el obturador más silencioso de todas las cámaras de la serie X.

Remarcar también que se ha mejorado el visor electrónico. Ahora ofrece una resolución de casi 3,7 millones de puntos y un aumento del 0,75x. Contando estas mejoras en comparación a anteriores modelos, Fujifilm ha introducido hasta 19 modificaciones basándose en las recomendaciones recibidas por los fotógrafos profesionales consultados por la marca.

Para videográfos

La nueva cámara de Fuji viene con unas interesantes características y novedades. Entre ellas, la más destacada es la incorporación de un estabilizador óptico de imagen, denominado IBIS, de 5 ejes en el cuerpo, casi imprescindible hoy en día para su uso como cámara profesional de vídeo. Cabe destacar también la grabación en 4K (4096x2160), códigos de tiempo verbales, un nuevo modo de vídeo de alta velocidad 1080/120P y la capacidad para grabar a una velocidad de 200 Mbps. Está claro que la marca quiere acercarse con estas novedades al campo del vídeo. También es relevante la inclusión de un nuevo modo de simulación de película llamado “Eterna” que simula la película cinematográfica y crea colores sobrios y tonos de sombra llenos de matices, aumentando enormemente la libertad creativa durante el post-procesado, según ha explicado la propia marca. Si a todo esto le sumamos la grabación con tarjeta SD F-log, ajuste de rango dinámico del 400%, un nuevo micrófono interno HQ (24 bits/48 kHz) y la presentación simultanea de dos nuevas ópticas de cine, las Fujinon MKX 50-135 mm y la Fujinon MKX 18-55, la apuesta por el vídeo es clara.

Nuevos objetivos de cine profesional

Tal y como hemos explicado, Fujifilm quiere reafirmarse en el apartado de vídeo, así que a la lista de novedades que ha presentado Fujifilm se le suman dos ópticas de cine de alto rendimiento, totalmente manuales para la serie X. La nueva MK18-55 mm T2.9 que abarca desde los 27 a los 84 mm y la  MK 50-135 mm T2.9 que abarcar desde los 76 a los 206 mm y con un precio de 3.999€ para y 4.299€ respectivamente.

Más deportiva

Siguiendo con las novedades, ahora más pensadas para la fotografía deportiva, el nuevo modelo incorpora un modo de reducción del parpadeo de la luz, imprescindibles en la toma de fotografía deportiva en ráfaga incluso con luz fluorescente y de mercurio. La marca ha incorporado nuevos algoritmos mejorando en 1,5 paradas la detección de fase, así como la mejora del autofoco continuo durante el uso del zoom, para ayudar en las capturas de fotografías deportivas y un nuevo botón “AF-ON” gracias al cual será más fácil accionar el enfoque automático con el dedo pulgar.

La Fujifilm X-H1 tendrá un precio de 1.899 € el cuerpo y 2.199 € con la empuñadura accesoria VPB-XH1, imprescindible para su uso profesional puesto que mejora ostensiblemente la autonomía y la ergonomía de la cámara.